[name=Patricia Plaza] [description=Libertad | Amor | Revolución ] [img=https://2.bp.blogspot.com/-lZmSPJ4ElOc/TqWyVI6_brI/AAAAAAAAE3c/IIvrZ05K1bk3qwooHKI5qJFaI24gzwIPQCPcB/w1200-h630-p-k-nu/IMG_2220.JPG]
9/FAVORITOS/slider2

404

We Are Sorry, Page Not Found

Apologies, but the page you requested could not be found.

Home Page

Punto... y aparte

1 año 14 países; Tailandia, Laos, Vietnam, Camboya, Filipinas, Singapur, Malasia, Indonesia, Borneo, China, Mongolia, Tibet, Nepal, India...

Feliz por lo viajado, amado y vivido.

Hoy mi mochila ya descansa, vacía pero llena como mi memoria de recuerdos, personas y experiencias inolvidables, de momentos increíbles y de bonitos inuendos.

Cambios, contrastes, perspectiva, renovación, inspiración y aprendizaje... Este ha sido, sin duda, el mejor año de mi vida...

He vivido entre monjes, oraciones y templos en Tailandia, Tibet, Nepal y Laos
He ido de e-boda en Camboya
He celebrado un nuevo año lunar con fuegos artificiales en Vietnam
Me he perdido en la naturaleza más salvaje de Malasia e Indonesia
He andado descalza por las pulcras calles de la megacuidad de Singapur.
He visto 11 lunas llenas, en 11 lugares diferentes
He volado en las aguas cristalinas de Boracay y disfrutado del calor, color y ritmo de Filipinas.
He hecho croqueting en las dunas del desierto del Gobi, Mongolia
Me he mezclado con la gente, aprendido de ellos, disfrutado de ellos
He sentido escalofríos ante la belleza de los templos de Angkor, Camboya
He comido cosas rarísimas y otras riquísimas
He visto puestas de sol de infarto
Me he bañado en las aguas heladas del mítico While Lake, Mongolia.
He abrazado la montaña mas alta del mundo, el Everest.
Me he reflejado en las aguas del lago mas alto del mundo; Tilicho, Nepal.
Me he sentido grande y pequeña rodeada por los Annapurnas.
He contemplado animales curiosisimos
He visto maravillas submarinas en aguas de Malasia, Borneo e Indonesia.
He sentido la espiritualidad y misticismo en Tibet y la he vivido en el Tsum Valley, Nepal
He navegado por mares lejanos
He dormido contando estrellas
Me he perdido por la la inmensidad de los paisajes de Mongolia, Tibet o Nepal.
He alucinado con la herencia milenaria de China
Me he dejado seducir por la magia de Indonesia, y por todas y cada una de sus islas
He conocido de cerca nuevas culturas, tradiciones y religiones
He intentado aprender diferentes idiomas con mayor/menor acierto
He vivido con indígenas y salvajes en el Baliem Valley, Papua.
He volado alto, lejos... A vista de pájaro desde un parapente en Goa, India
He sentido poder tocar el cielo
He llorado y he reído hasta llorar

He conocido a gente extraordinaria y maravillosa, viajeros y amigos para siempre; Kade, Alberto, Jeroen, Indra, Heinze, Alexander, Natalia, Sophie, Simon, Antonio, Daniel, Gaetan, Frida, Grec, Marc, Mergien, Jon, Guy, Franco, Tom, Stephanie, Corinne, Laurine, Gabi, Jose, Armando, Alex, Corrado, Ambra, William, Borja, Nuria, Noe, Mirta, Vicente, Elena, Eli, Julio, Aina, Dina, Khris, Guillaume, Borja, Diego, Vero, Sara, Egun, Dina, Amos, Luca, Fabrizzio, Mars, Anders, Bettina, Pam, Martin, Klaus, Khristian, Daniel, David, Edhud, Juanito, Marit, Mikaelle, Pablo, David, Eli, Johana, Urs, Zeff, Carl..., y muchos más...

Y os he echado de menos, a vosotros! Gracias porque siempre me habéis animado y apoyado desde casa y de alguna forma u otra habéis viajado conmigo.

Hoy pongo un punto (y a parte) al mundo. Hoy hace un año, mis pies comenzaron a andar...



Adonde me lleven los pies... ¡Siempre!

Sino todo lo contrario

Pobre y rica
Espiritual y material
Cruel y amable
Estresante y tranquila
Dulce y picante
Inteligente y estúpida
Fea y bonita

Y cualquier cosa que pienses o intuyas... Lo opuesto también es verdad.

La India es así... Es todo extremos.

Pero no es decepcionante, tiene su gracia disfrutar de este amor odio, y de todo lo contrario.

La llegada a la Delhi fue anecdóticamente accidentada y me robo unos días del calendario. Los días de playa en Goa han acabado de sanar mi cuerpo y mi espíritu. Me voy tranquila y feliz. Mi mente esta despejada y contenta por lo que viene, y muy agradecida por lo vivido.


Me voy para casa con ganas de vosotros y con mucha energía y anécdotas para repartir.

Que bueno sentir que mis pies se dirigen a la calle Gregorio Mayans... No suena muy exótico, pero es mi próximo y añorado destino, ¡qué no el último!

¡Hasta casi ya! ¿Preparados?

Os quiero