[name=Patricia Plaza] [description=Libertad | Amor | Revolución ] [img=https://2.bp.blogspot.com/-lZmSPJ4ElOc/TqWyVI6_brI/AAAAAAAAE3c/IIvrZ05K1bk3qwooHKI5qJFaI24gzwIPQCPcB/w1200-h630-p-k-nu/IMG_2220.JPG]
9/FAVORITOS/slider2

404

We Are Sorry, Page Not Found

Apologies, but the page you requested could not be found.

Home Page

El ombligo del mundo

A 3.700 km de Chile y 4.050 km de Tahiti, Rapa Nui o Isla de Pascua es la isla habitada más aislada del mundo. Lejos de casi todo. No hay vecinos. Sólo agua.



Una isla que es Patrimonio de la Humanidad, donde la realidad y el mito se confunden. Una isla enigmática repleta de leyendas y teorías.

Una isla fácil de recorrer y conocer. Pequeña y hermosa, la Isla de Pascua posee un contorno triangular de aproximadamente 173 km2 de superficie definido por la erupción de tres volcanes principales: el Poike, el Rano Kau y el Terevaka cuya cima es el punto mas alto de Rapa Nui alcanzando los 500m, y tiene por ende, las vistas más espectaculares.


 


También es el museo al aire libre más grande del mundo, por sus impresionantes y famosos vigilantes de piedra volcánica, esculpidos en una sola pieza y que llegan a medir hasta 20 metros de altura, dispuestos en torno a la costa a modo de límite imaginario. Más de 600 Moais y 270 Ahu o altares salpican la pequeña isla de Rapa Nui, aunque sólo unos pocos siguen en pie. Labrados hace años en el interior de la isla y donde hoy permanecen muchas otras a medio acabar. El cómo se erigieron y cómo se trasladaron hasta donde hoy están es todo un misterio. También su significado ¿autroretratos de gigantescos dioses con sombrero? ¿representaciones de antepasados difuntos? ...



Sus rasgos aguileños y acusados muestran unas grandes orejas que sobresalen de sus enormes cabezas, a veces rematadas con un amplio sombrero de gran tonelaje. Algunos de ellos conservan en sus cavidades oculares placas de coral, otras están simplemente pintadas. Y todos, mantienen esa pose tan característica de sus manos sujetando la barriguita que les da un toque remolón y perezoso muy especial.


 

 

Además de los Moais, también hay acantilados de vértigo, verdes valles, playas típicas de la Polinésia de arenas blanca fina y aguas transparentes. Su gente, de rasgos también típicos de Polinésia, es afable, cariñosa y feliz. Y eso se transmite, se respira. Aman a esta isla y te hacen amarla a tí también.

 

No sólo me ha encantado la isla, tambien la gente que he conocido y con quien he compartido risas, momento geniales, cenas de sashimi fresco, excursiones, amaneceres y puestas de sol increíbles. Pero ya es hora de marchar, de cruzar ese horizonte interminable.

Un arcoiris completo y perfecto emerge desde el agua. El sol y la fina lluvia me regalan un paisaje único como despedida a la isla. Mas tarde desde la ventana del avión, aparece de nuevo y cruzamos sus líneas multicolor. Un bonito y hechizado inuendo. Un adiós tan enigmático y encantador como éste aislado paraíso en el mundo. 

Valle Sagrado y Machu Picchu

Hay diversas maneras de llegar desde Cuzco hasta Machu Picchu:

- Cómodamente en tren: Demasiado fácil.
- En un trekking por los antiguos senderos reales incas: Hay que reservar con mínimo 3 meses de antelación.
- Otros trekkings de diferente dificultad: Es época de lluvias y no se aconseja
- O recorriendo los diferentes pueblitos que conforman el Valle Sagrado durante 3 días: Si, esa es la mejor opción! Vamos!

Acompañada durante su recorrido por el río Urubamba, en el Valle Sagrado de los Incas se diseminan hermosos pueblos coloniales que se crearon y que hoy muestran su mestizaje en arquitectura, arte y cultura viva. Cada uno de ellos es un mundo en sí mismo, y en conjunto, componen la historia de la vida y cultura inca de Perú.

El poblado de Chinchero y sus tejedoras.

Písac con su feria artesanal y su antigua ciudad construida sobre la base de trazos figurativos de un animal. Písac tiene la forma de una perdiz, como dice su nombre.




Urubamba y sus fascinantes vistas al valle.


Ollantaytambo, con su fortaleza y su pueblo inca vivo. Callejuelas empedradas y serpenteantes, las ruinas diseminadas por doquier y sus terrazas agrícolas.



O Maras Moray donde a 3.500m se esconde un verde anfiteatro conformado de varios andenes circulares que fue un centro de investigación agrícola incaico donde se llevaban a cabo experimentos de cultivos.


Y su deslumbrante Salinaras.



Para acabar, tras un maravilloso trekking por las vias del tren, en Aguas Calientes. Pueblo base para el ascenso a una de las maravillas del mundo.



Realmente impresionante. Machu Picchu. Merece la pena el esfuerzo y el madrugón para contemplar esta maravilla que amaneció con una niebla generosa que dejaba intuir la magnitud de las ruinas.


 


Las vistas desde lo alto del Wayna Picchu te dejan sin respiración y su belleza te cautiva despiadamente.



Las 10 horas que pasé deambulando en las ruinas como hechizada fueron sin duda unas de las mejores de este viaje. Completamente abducida por la energía de la Pachamama. Pura estamina.

Machu Picchu: Un lugar tan sagrado como mágico.



Feliz. Sueño cumplido


Cusco o Cuzco

Cuzco o Cusco es sin duda la capital sudamericana del backpacker. Es el sitio de moda, el campamento base, el lugar de referencia para el gringo en Perú. A pesar de los brasillas que te asaltan ofreciéndote masajes, cenas y tours. A pesar de ser mucho más caro de lo que debería. A pesar de todo es una ciudad que merece mucho la pena visitar... pero cuidado que engancha!

Esta ciudad ostenta varios títulos: Cusco, Patrimonio de la Humanidad; Cusco, Capital Histórica del Perú; Cusco, Capital Arqueológica de América. Sin embargo, el nombre con el que más se la se la conoce es Cusco, antigua capital del Imperio Inca. Y es que es imposible estar aquí y no aprender nada acerca del Tahuantinsuyo, aquel famoso imperio que se desarrolló entre 1438 y 1532 y llegó a ocupar los territorios de Bolivia, Perú, Ecuador, la parte sur de Colombia y el norte de Chile y Argentina. A pesar de que esta civilización desapareció por completo, sus huellas siguen vivas tanto en la arquitectura de sus ruinas como en la cultura de muchísimos peruanos. Cusco desborda de tradición incaica. 

Caminar por la Plaza de Armas es atravesar varias épocas de historia. Alrededor de la plaza, en los templos e iglesias, se puede observar la fusión entre la cultura española y la inca. El arte religioso de la época muestra el sincretismo entre los dioses incaicos (el sol, la luna) y la religión católica. Perderse por el barrio de San Blas, mercado de San Francisco y sus tantisimas callejuelas empedradas. Dejarse llevar por el ritmo de esta ciudad que es curiosa y muy viva hasta con nocturnidad.

 

Cusco o Cuzco. Da igual. Es una delicia pasear por esta cuidad.



Voluntariado politico

No sé si existe este tipo de voluntariado pero es justamente el que yo he hecho durante 3 días en Juliaca, Perú. Una ciudad hortera y fea según mi guía, pero es donde se encuentran dos de los proyectos solidarios de la Asociación con la que mi amigo Micky ha trabajado varias veces como voluntario. Me puso en contacto y allí que me fui.

Lucho es uno de los fundadores de la Asociación, un tipo genial y entrañable, siempre con una sonrisa y un chiste reservado en la recámara. Me pone al día de la Asocicación y de todos sus proyectos solidarios repartidos por Perú. En Juliaca tienen dos: La casa de Don Bosco y la de Isabel Choque, que lo llevan unas monjitas indias muy majas. Son casas de acogida para jóvenes sin recursos con dificiles circunstancias familiares a quienes ayudan para que puedan continuar estudiando y formándose profesionalmente. Les ayudan a valerse por sí mismos y a tener una vida digna. Mecánicos, cocineros, electricistas...

Vale, pero ¿qué puedo hacer yo?. Estar con los chicos, ayudarles con las tareas, mini clases de inglés y charlar con ellos para acercarles a otra realidad que apenas conocen. Y de paso, echarme unas risas a veces, otras tragar saliva al escuchar sus duras realidades familiares y admirar su espíritu de superación y ganas de ser alguien en la vida.

Por las mañanas acompaño a Lucho en sus gestiones diarias que son muchas y casi todas consisten en pedir, pedir y pedir con una sonrisa y sin poder ofrecer nada a cambio más que la satisfacción de contribuir a hacer realidad los sueños de estos jóvenes sin recursos.

Bueno, una sonrisa y un poco de morro. Nos plantamos el último día en el Ayuntamiento. Mi presencia y mi nuevo e inventado cargo como Coordinadora de Proyectos Perú de Caritas Andorra, debería funcionar para presionar. El Ayuntamiento les cedió un terreno para uno de los nuevos proyectos pero necesitan mejoras en la calle, en los accesos, la confirmación de su asistencia a un evento, una ayuda para agilizar un trámite de una subvención, etc... 2 horas de charla con el Alcalde fueron suficientes para que se comprometiera a cumplir con muchos de los diferentes puntos que tratamos, unos más fáciles y factibles, otros claves para el futuro de la Asociación. Fueron unas horas tensas pero amables donde desarrollé toda mi capacidad negociadora y conciliadora. El alcalde me hizo tanto la pelota que hasta me entregó diversos regalos, entre ellos, unas barbies disfrazadas con el traje regional de aquí que tan orgulloso me obsequió para que me las llevara hasta Andorra. Juas!




Es maravilloso ver, vivir y compartir lo que esta gente está consiguiendo con tesón, ilusión y mucho cariño. Realmente admirable.

Hoy Juliaca me parece un lugar más amable y menos feo.

Yusulipayki Bolivia

Bolivia es un país de contrastes. Un país algo primitivo y poco desarrollado. Un país fascinante y con una cultura tradicional deslumbrante.

Su gente es acogedora y generosa aunque desconfiada. La gente del altiplano o "collas" es muy distinta los "cambas" de las tierras bajas: los primeros son más tímidos, reservados, respetuosos; en cambio la gente que he conocido en tierras bajas, como en Samaipata, me ha parecido más expresiva, menos introvertida. Aunque, por supuesto, hay todo tipo de gente en todos lados. En general he sentido mucha calidez y amabilidad por parte de los bolivianos aunque algunos me han tratado con indiferencia y otros pocos hasta con resentimiento por 500 años de historia. Con muchos he tenidos grandes charlas banales o filosóficas y hasta algunos me han enseñado palabras en quechua y aymara.



Los contrastes no se reducen sólo a la gente: los paisajes cambian radicalmente de una zona a otra. Bolivia tiene todo: desiertos, lagos, selva, ciudades y mucha historia. Es muy gratificante ver cómo los habitantes mantienen vivas sus tradiciones, especialmente en los pueblos más pequeños. A pesar de la pobreza que sufre la mayoría de la población, se nota que son personas con mucha fuerza y buen corazón. Es muy común recibir un saludo en la calle, así como también escuchar “Amiga, comprame” mientras ofrecen todo tipo de productos.




Los puestos callejeros son parte del paisaje. Y la cumbia y la bocina son los sonidos más escuchados.

Mascar hojas de coca es considerado como el ritual más importante en la cultura andina, dicen reduce el frío y el hambre. La bandera arcoiris llamada Whipala es simbolo de la población indigena en Bolivia y la region del Altiplano de los Andes, siempre ondea junto a la rastafari Boliviana.



Por todos lados hay paredes pintadas con mensajes políticos, ya sea a favor o en contra de Evo Morales. He sufrido de la inestabilidad política (bloqueos en carreteras) y he escuchado de todo.


Evo Morales es el primer presidente indigena que dirige Bolivia y cubre los intereses de casi un 60% de la población que desde hace mucho reivindica su herencia indígena; aymara, quechua y garaní, y que antes no tenía respresentación. Sus mayores problemas hoy son la retirada de la subvencion de la gasolina, la construcción de una carretera que une Brasil con Chile y que destrozaría parte de la amazonas boliviana o la explotación de sus valiosos recuros naturales como el litio (la mayor reserva del mundo está en Uyuni). Bolvia es el país más pobre de Sudamerica pero el más rico en resursos naturales del continente.

Un presidente que no tiene ningún apoyo parlamentario, grupos de oposición muy duros, la presión de los cocaleros y decisiones muy poco populares están dejando a este país en una situación muy inestable. Menudo panorama.

Me voy con un muy buen recuerdo de Bolivia, un país que no ha dejado de sorprenderme desde que llegué. Me gustan los paises que son exigentes, que te obligan a estar alerta y con los cinco sentidos en constante funcionamiento. Bolivia ha sido uno de ellos. Yusulipayki Bolivia. Kamisaraki

La leyenda del Titicaca

Dice la leyenda Inca que existía un valle muy fértil poblado de hombres que vivían felices y tranquilos protegidos por unos dioses llamados Apus que vivían en las montañas. Los Apus eran unos tíos super enrollados y cuidaban a los hombres proporcionándoles todo lo que necesitaban. A cambio sólo les exigían una cosa: Bajo ningún concepto debían subir a la cima de las montaña donde ardía el Fuego Sagrado.

Como siempre, los hombres la fastidiaron y se pasaron por el forro esta prohibición. Inspirados por el diablo que les desafío a probar su coraje, empezaron a subir hacia la cima desesperadamente, como si en lugar de un Fuego Sagrado hubiera una botella de Whiskey del bueno allí.

Pero los Apus detectaron la jugada. Les sentó fatal y mandaron a unos pumas hambrientos y agresivos que empezaron a papearse a los hombres. Éstos, desesperados, suplicaban ayuda pero el Diablo, que por definición es un grandísimo hijo del mal, se desentendió del tema.

Sin embargo a Inti, Dios del Sol, sí que lo tocó la fibra sensible lo que estaba pasando allí abajo. Se pusó a llorar al ver la masacre y se le fue bastante la mano. En cuarenta días inundó todo el valle ahogando por igual a hombres y pumas. De allí sólo salieron vivos el inca Manco Capac y su hermana pero también esposa Mama Occla (se vé que eran pelín incestuosos los incas...).

Los dos supervivientes fliparon bastante al ver que todo el valle había desaparecido y en su lugar sólo quedaba un lago enorme de aguas azules en el que flotaban ahogados los pumas, convertidos no se sabe cómo, en estatuas de piedra. Así fue como decidieron llamar a aquel lugar lago Titicaca, que significa lago de los pumas de piedra. Titi significa puma y caca piedra en aymara.

Manco Capac sería el primer Inca encargado de fundar un imperio enorme que se originaría en lo único que había quedado a flote en aquel valle tras el diluvio: la Isla del Sol. Un imperio que se extendería por medio continente y duraría hasta que llegaron unos cabroncetes españoles barbudos con armaduras y caballos.

...

Titicaca. Con 8.400 km2 y a 3.808 m de altura. El lago más alto del mundo es precioso. La luz y el cambio del color del agua es fascinante. Un atardecer sobre el lago es mágico. La experiencia de navegar en sus aguas es simplemente única.



Isla del Sol

Nada más llegar al puerto salen a tu encuentro unas señoras muy grandotas reclamando 5 bolivianos para no sé qué, que obviamente pagamos sin rechistar. A los pocos minutos miles de pequeños con su mejor sonrisa se acercan para que les hagas una foto. Click, click, click. Y luego te piden 2 bolivianos o que les compres suvenires. No me gustan los lugares donde te hacen pagar hasta por respirar. Al cuarto de hora ya me quería ir de allí, pero en cuanto dejamos las mochilas en un hostel familiar super básico y nos escapamos a un cerro cercano para ver el amanecer, todo pasó.



Al poco de iniciar la marcha el horizonte empieza a cambiar y los picos nevados de los Andes de fondo, comienzan a cubrirse de tonos rojizos. Se pone el sol sobre el Titicaca.



La isla es más bien pequeña y en medio día te la recorres. A medida que te alejas de la zona sur, todo cambia. A pesar de ser un sitio muy turístico, aún se siente muy boliviano. El lugar es realmente rústico, con animales por todas partes, ruinas incas, hombres descansando en la hierba, niños jugando y mujeres con sus trajes típicos yendo de un sitio a otro. En cuanto te sales del camino principal te encuentras metido en el jardín de alguien o rodeado de un rebaño de ovejas, o enfrente de una llama que te mira como preguntándose que coño haces allí. El español allí no se utiliza, todos los locales se comunican en aymara que suena como si tuvieran la boca llena.



Vuelta al barco y a Copacabana, pueblito hippy costero, tras otra travesía con vistas y colores espectaculares por el lago. Y de Copacabana a Puno, Perú para visitar las famosas islas de los Uros.

Islas flotantes
Más de lo mismo pero diferente. Las islas de los indigenas Uros están construidas con varias capas superpuestas de cañas de totora, que crecen en abundancia en los bajíos del lago Titicaca. Los Uros empezaron a vivir en estas islas flotantes hace ya varios siglos en un intento de aislarse de los incas. Y allí se quedaron. Hoy en día viven varios centenares de familias en diferentes islas con sus típicas casas, sus barcas y sus productos de artesanía o suvenires hechos todos de totora. De las 44 islas que forman el pueblo flotante de los uros, se encuentra una escuela flotante, un hospital flotante, un banco flotante (un barco que va dos veces por semana y donde se puede sacar dinero! verídico!) y un par de restaurantes flotantes donde me tomé un café flotante a precio europeo. También hay animales en la isla, destacan los cerdos flotantes y vacas flotantes (también verídico!). No me fui de allí sin antes dar un buen salto para comprobar la estabilidad de la isla flotante.




La verdad es que impresiona ver a esta gente indígena tan característica que vive aún del trueque y/o del turismo, lo auténtico de su básica y sencilla forma de vida, y el arraigo a sus tradiciones.

Estos días en el lago han sido purificadores, no sé si por el aire, por lo místico, por la altura, por sus islas, por la belleza, por la magia, por la energía, por sus aguas, por la luz o por todo.